La construcción cultural de lo femenino y masculino, y su relación con el padecimiento de malestares psicológicos, fueron los temas que abordó la investigadora de MIDAP, Carmen Olivari, en el 3er Café Científico dictado el lunes 1 de agosto en el Café Literario Parque Balmaceda. 

Una audiencia diversa fue la que asistió a la tercera charla correspondiente a la Tercera Temporada de “Cafés Científicos sobre Depresión” organizada por MIDAP. La problemática abordada en esta ocasión fue cómo la cultura crea expectativas y normas sobre lo que debería ser una mujer y un hombre y de qué manera estas construcciones de género influyen en la salud mental de la población.

“La cultura es quien disciplina al sexo, señalando cómo se construirá el género, ya sea femenino o masculino. Esto ubica a hombres y mujeres en planos opuestos, restringiendo sus experiencias, su manera de manifestar emociones y de expresar sentimientos. Ello muchas veces no calza con los deseos y proyectos personales, generando sufrimientos en ambos géneros”, señaló la investigadora.

Sobre la mayor prevalencia de la depresión en mujeres, la experta indicó que puede estar relacionado con la naturalización de la superioridad de lo masculino por sobre lo femenino, indicando que los mandatos de género delimitan comportamientos y formas de pensar por género. Asimismo, señaló que es probable que los hombres estén sub-diagnosticados, ya que la depresión lleva al ser humano a conectarse con sus emociones, algo que culturalmente a ellos se les ha negado, provocándoles un gran malestar.

Por esto, para la profesional es importante visibilizar la problemática de género y reflexionar respecto a cómo esta construcción cultural es parte de nuestro cotidiano, y cómo inconscientemente hemos asumido, mantenido y contribuido a la reproducción de dichos roles asignados por la sociedad. “La cultura tiene un ejército de agentes socializadores de género encargados de mantener estas condiciones de inequidad. Nosotros podemos resistir a estos mandatos estereotipados y construir nuevas formas de feminidades y masculinidades, para así alcanzar un mayor bienestar y una mayor equidad de género”, destacó la psicóloga.

Para Jaime Vega, quien fue uno de los asistentes del café, es importante hablar de estas temáticas porque “a veces, por ser hombres, no nos toman en serio cuando expresamos un malestar emocional. Por eso creo que estas actividades que hablan desde la perspectiva de género sobre la salud mental son súper destacables. Ojalá sigan haciendo estas charlas y que otras entidades sigan su ejemplo y lo repliquen”.

“Los insto a desvestirse de estas construcciones culturales y a los profesionales de la salud mental a incluir la perspectiva de género en los tratamientos de los malestares psicológicos. A mí me ha ayudado muchísimo poder diferenciar las estructuras depresivas construidas al alero de la conformación del género, por lo que los invito a desafiar aquellas variables asociadas a los roles de género para poder alcanzar un mejor bienestar psicológico”, expresó Carmen Olivari al final de la actividad.

La Tercera Temporada de “Cafés Científicos sobre Depresión” es una actividad que forma parte del programa de Proyección al Medio Externo (PME) del Instituto Milenio para la Investigación en Depresión y Personalidad (MIDAP).