Investigador Colaborador Ulises Ríos es el primer chileno en recibir premio de la Sociedad Internacional de Trastornos Bipolares

//Investigador Colaborador Ulises Ríos es el primer chileno en recibir premio de la Sociedad Internacional de Trastornos Bipolares

En el marco de la Conferencia Anual de la International Society of Bipolar Disorders (ISBD), realizada en junio, el Investigador Colaborador Ulises Ríos recibió el «Samuel Gershon Junior Investigator Award» , prestigioso premio entregado por esta sociedad científica.  El premio se entrega a cinco investigadores jóvenes destacados a nivel internacional, en base a estudios originales en el ámbito de los trastornos del ánimo.

Este año 2022 recibieron el galardón antes mencionado: Annie Kathuria PhD (Harvard Medical School, Boston), Emma Morton PhD (The University of British Columbia , Vancouver), Pao-Huan Chen MD (Taipei Medical University, Taipei), Brenda Cabrera MD PhD (Yale University , New Haven) y Ulises Ríos, representando al Departamento de Psiquiatría de la Escuela de Medicina de la Universidad de Valparaíso.

El trabajo del Investigador Colaborador que motivó el premio, fue el artículo «The interaction of the oxytocin receptor gene and child abuse subtypes on social cognition in euthymic patients with bipolar disorder type I: A gene environment model», del cual también participaron el Investigador Joven Javier Morán y el director de MIDAP, Juan Pablo Jiménez, quien también fue guía de la tesis de doctorado de Ríos, investigación de la que se desprende este trabajo.

Ríos cuenta que: «lo que hace este trabajo es integrar en la investigación tres niveles de análisis: primero, el biológico: polimorfismos genéticos, que es como una variable genética. Si tomáramos un muestra de sangre –que fue lo que hicimos–, cada persona tiene, para distintos genes, tres variantes u opciones. Se ha estudiado que, a veces, estas variantes pudieran ser de riesgo o pudieran ser protectoras. El otro ingrediente de esta investigación tiene que ver con el ambiente, que lo analizamos a través de los antecedentes de maltrato infantil, y el tercer ingrediente es la cognición social, lo que llamamos un fenotipo intermedio. No estábamos tan interesados en saber si el maltrato infantil producía trastorno bipolar, sino que estábamos más interesados en saber si el maltrato infantil se relacionaba con el compromiso de un funcionamiento en una dimensión específica, que en este caso es el reconocimiento de emociones, que es una de las partes de la cognición social. A nosotros nos parecía que tener habilidades para interpretar bien las emociones o los estados mentales en los otros –que son habilidades súper importantes en las personas, y que no son contextuales– es siempre relevante. Si uno marcha mal ahí, podríamos decir que la calidad de vida se va a ver comprometida, por eso pusimos el foco en eso. Teníamos pacientes bipolares tipo 1, que es un subtipo bien específico, con harta coherencia clínica, investigamos si habían tenido maltrato infantil en la infancia, les tomamos una muestra de sangre para medir el polimorfismo del receptor de oxitocina, porque ese es un gen que se relaciona con conductas pro-sociales», y agrega que «nuestros resultados muestran que no hay genes buenos y genes malos, sino que hay genes que te hacen más o menos permeable al ambiente. Una variable específica hace más permeable al maltrato infantil en la cognición social, específicamente en la habilidad de reconocer emociones. Este es un modelo bien atractivo desde el punto de vista clínico, porque la mayor o menor permeabilidad nos deja en una posición, como sociedad, incluso, de poder hacer algo al respecto. Sabemos que habrá individuos expuestos a antecedentes de maltrato infantil y se van a ver muy dañados. Esto no se había estudiado nunca en pacientes bipolares, es el primer estudio que analiza estos datos y de esta forma en pacientes bipolares. Permite visibilizar y posicionar el antecedente de maltrato infantil como una variable muy relevante en esta patología y permite cruzarlo con variables genéticas».

Sobre el premio, Ríos comentó: “Siento un orgullo muy grande. Es la primera vez que una universidad chilena es reconocida por esta organización que es líder a nivel mundial en investigación de los trastornos bipolares. Este es un reconocimiento a lo que uno viene desarrollando y que aspira a que tenga un potencial que permita avanzar hacia respuestas o soluciones que finalmente beneficien a las personas, así que sin duda estoy muy contento y agradecido”.

Conoce más sobre el trabajo de Ulises Ríos en la entrevista en «Salud mental al día», el podcast de MIDAP.

2022-06-30T13:13:56+00:00
Debido a la Emergencia Sanitaria COVID-19, el equipo de gestión del Instituto MIDAP seguirá trabajando desde casa hasta nuevo aviso. Para mayor información síganos en nuestras redes sociales.